Irene Sánchez

Fisioterapeuta

Desde antes de terminar sus estudios de fisioterapia en 2013, la rehabilitación neurológica era algo por lo que sentía una fuerte atracción.

Después de trabajar durante 5 años en el campo de la fisioterapia traumatológica y deportiva, y formarse paralelamente tanto en esta disciplina como en la neurología, decide dar un cambio a su vida, dejar su trabajo e irse a Mozambique a realizar un voluntariado.

Allí conoció a Samira, una niña con parálisis cerebral que le devolvió las ganas de seguir por este camino que siempre le había llamado tanto. Y dicho y hecho, una de las primeras cosas que hizo al aterrizar fue contactar con Cefine, y un mes después pasó a formar parte de esta familia.

Tanto le gustaba viajar que se fue a vivir a Lugo para poder ser la persona de referencia en el pequeño Cefine de esta ciudad que ahora tambien forma parte de su vida. Afirma que las tapas no influyeron en su decisión.