Sonia Iglesias

Fisioterapeuta

Su vocación la guió por el mundo sanitario y dónde pudiese ayudar a los niños. Estudió fisioterapia en la Universidad de Coruña, su ciudad.

Al acabar la carrera, todos sus esfuerzos fueron dedicados a especializarse en este ámbito y el campo de la neurología fue la mejor forma para lograrlo. Desde 2008, comenzó su camino formándose en diferentes técnicas y métodos de fisioterapia dirigidas a conocer el desarrollo y evolución del cerebro desde el recién nacido y a día de hoy sigue con esa inquietud.

Su andadura profesional no empezó en Cefine, ya que antes trabajó en una Asociación de Niños con Discapacidad en Atención Temprana y fue ahí dónde confirmó que esa era verdaderamente su pasión. Además, se dio cuenta de la falta de recursos y las grandes necesidades en este ámbito, por lo que actualmente sigue luchando como profesional en este aspecto.

Cefine fue la oportunidad de poder trabajar y aprender en un equipo transdisciplinar. En sus años de experiencia lo que más le ha atraído es conocer el cerebro en profundidad y ver cómo todo está relacionado, cómo lo cognitivo influye en el movimiento y cómo el movimiento es imprescindible para el aprendizaje y el desarrollo del ser humano. Esto le ha llevado a especializarse incluso en Italia, dónde ha desarrollado de manera amplia este conocimiento.

«Si tomamos consciencia de las capacidades y dificultades de nuestro cerebro, podemos moldearlo a través de nuestra intención para conocer el mundo»

“El aprendizaje es el medio y el motor para permitirnos avanzar desde pequeños. Todo el mundo tiene esa capacidad a cualquier edad. La motivación y adaptarnos a sus necesidades son la clave. Ver los pequeños logros de nuestros pacientes son el motor de Cefine.”

Entre sus aficiones están el yoga, viajar, la naturaleza y sobre todo, el mar. Le encanta rodearse de la gente que la quiere y poder compartir con ellos sus aficiones. Es una persona creativa, empática y cariñosa.