¿Puedo realizar ejercicio tras un ictus?

La respuesta es un rotundo SÍ. Realizar ejercicio físico después de sufrir un ictus es fundamental por muchas razones, no solo puedes, sino que debes realizar ejercicio físico de manera regular. Realizar actividad física regular reduce el riesgo de sufrir ictus y mejora drásticamente la calidad de vida de la persona.

En la rehabilitación del ictus, el rol activo por parte de la persona es una de las claves para continuar progresando. No solo es importante trabajar en el centro de neurorehabilitación, el hospital o el ambulatorio, sino que el trabajo en casa es igual de importante o más. La realización de ejercicio debe de continuar a lo largo del día.

Lo más conveniente es que si has sufrido un ictus o ACV, realices ejercicio bajo la supervisión de un equipo de profesionales sanitarios que tras una evaluación realizarán un plan de tratamiento personalizado. Este plan se debe ser revisado periódicamente y adaptado a medida que la persona va evolucionando.

Realizar ejercicio o actividad física de manera regular es una de las mejores formas de prevenir un ictus.

En Cefine promovemos la actividad física más allá del ámbito clínico. Hemos implantado la libreta viajera para transmitir todo lo que hacemos diariamente, y conseguir que los usuarios transfieran (todavía más) los resultados que consiguen diariamente en Cefine, a su vida diaria.

Prueba nuestro servicio de asesoramiento online

 

Actividad física después de un ictus:

La OMS recomienda que se realicen 30 minutos de actividad física moderada diaria de cara a mejorar nuestra condición física y a prevenir posibles complicaciones cardiovasculares

¿Qué es una actividad física moderada?

Cuando hablamos de actividad física moderada, nos referimos actividades recreativas o de ocio, desplazamientos (por ejemplo, paseos caminando), actividades ocupacionales, tareas domésticas, juegos, deportes o ejercicios programados en el contexto de las actividades diarias, familiares y comunitarias.

 

Relojes de actividad (smartwatch) y rehabilitación neurológica

Para cumplir este objetivo, son muy interesantes los smartwatch, pulseras o relojes de actividad. Podemos medir de forma objetiva cuánto nos movemos y llevar un registro de los pasos que hacemos o registrar de manera objetiva las actividades físicas que realizamos.

 

¿Cómo me puede ayudar mi reloj inteligente o smartwatch?

Ya sea caminando en casa, en vuestro barrio o bajando a comprar el pan, el dispositivo nos informará de las mejoras que obtenemos y nos irá motivando día a día. Incluso, puede ser una herramienta interesante para ir poniendo retos semanales, complementando la intervención en el centro.

 

¿Cómo escogemos la mejor pulsera de actividad o smartwatch para nosotros?

Como veréis existen multitud de dispositivos en el mercado, de diversas marcas, características. El objetivo es aumentar la actividad y el ejercicio físico que realizamos de manera regular. Si os sirve de ayuda, desde el equipo de Cefine consideramos algunos aspectos que son importantes a la hora de escoger un dispositivo de este tipo:

  • Podómetro.
  • Registro de la frecuencia cardíaca.
  • Capacidad de registro de entrenamientos físicos.

No tenemos ningún conflicto de interés con ninguna marca, pero os dejamos aquí algunos ejemplos de pulseras/relojes con buena relación calidad-precio:

 

Comentarios

comentarios